'Planeta Selva' descubre los bosques de galería del Delta del Danubio

 El Delta del Danubio este sábado 13 de mayo a las 18:00 horas en La 2


Este sábado en 'Planeta Selva' podremos ver un documental sobre los bosques de galería del Delta del Danubio, uno de los últimos paraísos naturales de Europa. En él habitan 1.200 especies de plantas, 300 de pájaros y 45 de peces de agua dulce, entre los más característicos, los caballos del Bosque de Letea, el chacal dorado, el sapo de vientre de fuego y árboles como fresnos y álamos.
Los bosques de galería forman selvas espesas que escoltan a los cauces fluviales en los más variados parajes de ambos hemisferios y uno de los ejemplos mejor conservado y más salvaje sobrevive en el Delta del Danubio. Se trata de un laberinto vegetal que se prolonga decenas de kilómetros a lo largo de los brazos de agua y los canales de la desembocadura del gran río. Es un ecosistema que sirve de refugio frente a un ambiente más seco y hostil.

Mila 23, entre la tierra y el Mar Negro

Es Mila 23, un pueblo de 450 habitantes (censo de 2011), situado en una isla deDelta del Danubio, en el que a principio del siglo XX vivían tan solo 3 familias.

En aquel entonces era un lugar tan aislado, que casi se queda sin nombre, pues ni siquiera se habían preocupado mucho en buscárselo, así que este se quedó en “Mila 23”, (“Milla 23”), que sencillamente proviene de la milla marina asignada a la zona y que marcaba la distancia en la antigua rama del Danubio de Sulina.

A Mila 23 se llega solo en barco, después de atravesar un bosque de juncos y nenúfares. Es un pueblo de pescadores, cuyas casas, en su mayoría pintadas de azul, están colocadas en una única fila a lo largo del Danubio. Allí conviven desde hace siglos ucranianos, rusos, lipovenos (rusos de rito antiguo) y algún turco. Son un modelo de convivencia,casi sin darse cuenta. De hecho, la buena convivencia entre etnias– más de 15 - es una característica de todo el Delta del Danubio, que se nota desde la mera entrada en los pueblos, donde los carteles están en rumano, ruso o turco, hasta los vestidos típicos en los días de fiesta, en la gastronomía o en la multitud de idiomas que puedes escuchar en la calle. Todo esto forma un mosaico impresionante que, sin lugar a dudas, da gran riqueza a una de las zonas más multicultural de la ya multicultural Rumanía.

Los rusos lipovenos

Puede que el grupo más curioso lo formen los rusos lipovenos. Este grupo de población desciende de rusos que huyeron de Rusia durante el siglo XVIII, pues eran perseguidos por no haber aceptado una reforma de la iglesia ortodoxa rusa. Parece que incluso Catalina la Grande mandó una expedición militar a capturarlos y llevarlos de vuelta a Rusia, pero parece que aquella expedición terminó por unirse a los fugados y se quedaron a vivir en el delta. Hoy viven en toda esta zona, su oficio tradicional es la pesca, continúan practicando la religión por la que huyeron de Rusia (son conocidos también como “Ortodoxos de Rito Antiguo”), hablan una variante propia del ruso antiguo, y conservan muchas de sus costumbres ancestrales.

En Mila 23, como en toda la zona, se han dado cuenta que aparte de ser pescadores, como sus antepasados, se pueden dedicar al turismo. Y así, en los últimos años, han florecidos las casas rurales o pensiones bien equipadas (incluso con wifi, un recurso habitual incluso en los rincones más perdidos de Rumanía) que reciben con los brazos abiertos a los turistas. Y dadas las circunstancias geográficas, los pequeños hoteleros se han juntados con los pescadores que les proveen el pescado más fresco imposible para ofrecer las comidas y con los patrones más carismáticos para pasear en sus barcos a los turistas o para sencillamente acompañarles a pescar. Gran trabajo en equipo, ¿no?


Un paraíso turístico

Y por si os preguntáis qué puede hacer uno en Mila 23, hay paquetes turísticos que incluyen el traslado desde Tulcea (a donde llegan los medios de transporte convencionales: tren, bus, coche, etc), alojamiento, comida y excursiones diarias, a precios muy razonables. Por ejemplo se organizan excursiones por los pintorescos canales (ej. Sontea, Eraccle u Olguta) o por lagos del Delta (ej. Lideanca, Treiiezere, Bodaproste, Matita, Arehova, Babina, Nebunusau Fortuna), para admirar sus paisajes únicos, su fauna y su flora que han hecho que Delta del Danubio sea declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 1991. Se pueden visitar reservas de pelicanos, cisnes o cormoranes o sencillamente disfrutar de una sesión de pesca y de unos atardeceres únicos.

Los viajes por los canales se pueden hacer en lanchas motoras, para grupos de hasta 15 personas, según el tamaño de la lancha, y que llevan a zonas más accesibles, o en barcos a remo para 1-2 personas, que se atreven por los canales más estrechos donde casi solo los pájaros se hacen hueco entre los juncos que apenas dejan entrever los rayos del sol. Otra visita clásica es al Bosque de Letea, lugar de altísimo valor ecológico, poblado por interesantes especies vegetales autóctonas y donde todavía viven caballos salvajes; se trata del bosque sub-tropical situado más al norte de Europa, formado por dunas de arena.No menos interesantes son algunos pueblos de la zona, todavía más aislados que Mila 23, su arquitectura y sus gentes merecer también ser conocida.

Para resumir, Mila 23 es un pueblo que ha sabido conservar el encanto de tiempos pasados y ha logrado acercarse a la vez a las modernidades de hoy en día, al menos, todo lo que su localización geográfica le ha permitido. 

Desde luego, vale la pena visitar este pueblo, conocer a su gente (os va a sorprender, o no, que varias de sus familias han pasado temporadas por trabajo en España y han vuelto allí para montar sus pequeñas pensiones, y como en tantos otros lugares de Rumanía el viajero puede ser atendido en Español) comer su “bors” (sopa típica de influencia rusa) y vivir una sensación única: estar aislado del mundo, a la vez que disfrutar de todas las comodidades a las que estamos acostumbrados.

Un pueblo lleno de olímpicos

Pero hay otra peculiaridad de este pequeño pueblo, que no podemos ignorar: Mila 23 ha dado 12 campeones olímpicos, mundiales y europeos de piragüismo.

Ivan Patzaichin
El más famoso de ellos, Ivan Patzaichin, con 22 medallas ganadas en  el Campeonato Mundial de Piragüismo entre los años 1970 y 1983, 7 medallas en los  Juegos Olímpicos de Verano entre los años 1968 y 1984 (4 de oro y 3 de plata) y una medalla en el Campeonato Europeo de Piragüismo de 1969, confiesa que “no lo sabe si ha nacido en agua o en tierra”, pero que cuando era pequeño, el pueblo se inundaba muy a menudo y “para llegar al colegio o hasta para ir a ver a los vecinos de enfrente tenían que coger el barco”.


Sin lugar a dudas, la necesidad fue sido el primer factor que impulsó a estos campeones y, a posteriori,ello se han convertido en modelos a seguir. Pero hoy en día estos modelos  se han ido olvidando poco o poco y los más  jóvenes parecen no estar ya tan interesados en practicar estos deportes, y buscan las gran ciudad con sus diversiones antes que pasar horas remando en un barco por los canales del Danubio. Bueno, no podemos culparles de lo que nosotros también haríamos, ¿o no?


Para saber más:

Reserva de la Biosfera del Delta del Danubio:
Web de la Comunidad Rusa Lipovena de Rumanía.
http://www.crlr.ro/index.php

Ana Blandiana de gira por España


El Instituto Cultural Rumano y la editorial Pre-Textos organizan del 8 al 14 de mayo una gira por España de la famosa escritora rumana Ana Blandiana.
El calendario es:
Lunes, 8 de mayo, Fundación José Hierro(Calle José Hierro, 7, 28905 Getafe, Madrid,Madrid)
  • 18.00h-Taller de prosa con  Ana Blandiana y Cristina Sánchez Andrade
  • 19.30 hencuentro con la poeta rumana Ana Blandiana y la presentación de sus últimos libros de poemas “EL SOL DEL MÁS ALLÁEL REFLUJO DE LOS SENTIDOS” y”OCTUBRE, NOVIEMBRE, DICIEMBRE”
Martes, 9 de mayo, a las 19 h, en la LIBRERÍA AUZOLÁN (C/ San Gregorio, 3, Pamplona).
charla-coloquio con la poeta rumana Ana Blandiana y la presentación de sus últimos libros de poemas “EL SOL DEL MÁS ALLÁEL REFLUJO DE LOS SENTIDOS” y”OCTUBRE, NOVIEMBRE, DICIEMBRE”
El evento correrá a cargo del escritor ROBERTO VALENCIA y la autora.
Jueves, 11 de mayo: 19 h, en la BIBLIOTECA DE LA CASA ENCENDIDA (Ronda de Valencia, 2, 28012, Madrid)
La presentación de los poemarios “El sol del más allá”y “El reflujo de los sentidos y Octubre, noviembre, diciembre” de Ana Blandiana, a cargo de Natalia Carbajosa, Manuel Ramírez, Jaime Siles y la autora.
12 de mayo, a las 19 h, en la LIBRERÍA RAFAEL ALBERTI (C/ del Tutor, 57, Madrid):charla-coloquio con la poeta rumana Ana Blandianay la presentación de sus últimos libros de poemas “EL SOL DEL MÁS ALLÁEL REFLUJO DE LOS SENTIDOS” y “Octubre, noviembre, diciembre”, Intervendrán los poetas Jordi Doce y Elvira Navarro.

Rincones de Bucarest que no deberías perderte


¿Unas horas o unos días en Bucarest? Bucarest no es ni mucho menos la ciudad más bonita de Rumanía. Ceausescu y su megalomanía, los terremotos, las guerras y la especulación urbanística han sido letales para su casco antiguo y su urbanismo, aún así hay rincones que no deberías perderte:

Busto de Vlad Tepes


-Lispcani y el centro peatonal. Por la noche zona de copas, pubs y modernos clubs donde bailar y tomar una copa, tomar algo en una terraza. Por el día, un lugar donde comer algo y pasear por calles peatonales llenos de edificios históricos. En esta zona no dejar de visitar la Iglesia Stavropoleos. Y tomar una cerveza de la casa en la histórica cervecería “Caru´ cu bere” o asomarse a los restos del que fue el palacio del terrible Vlad Tepes, la “Curtea Veche” (hoy solo unas pocas piedras y una bodega vacía, pero podrá hacerse unas fotos con el busto del principe que aterró a media europa).
Interior del "Caru Cu Bere"

El "Ateneo"
 -El Ateneo y la zona del Palacio Real. En torno al Palacio Real (hoy Museo Nacional de Arte, una visita interesante para los amantes de la pintura), el bello edificio del  “Ateneo Rumano”, la Biblioteca Centrala Universitara y dos edificios comunistas muy significativos: la antigua sede de la policía política, la terrible Securitate (sus muros conservan las huellas de los días de la revolución del 89) y la sede del Comité Central del Partido Comunista Rumano (hoy edificio Ministerial) de donde escapó Ceausescu en helicóptero después de su último discurso. Justo enfrente una de las muchas iglesias hermosas de la Capital: la iglesia Kretzulescu. Entre uno y otro el monumento a los mártires de la resulta de 1989 (llamado por los Bucarestinos más burlones, “la patata empalada”)


La "iglesia rusa"
-La Iglesia Rusa, de San Nicolás o de los estudiantes. Se encuentra frente a la sede principal de la Universidad de Bucarest, se trata de una iglesia al estilo típico ortodoxo ruso, financiada por el Zar de Rusia. Recientemente restaurada, sus cúpulas la dan un aspecto único e inconfundible. Su interior merece una visita.

-El Palacio del Parlamento (antes llamado “del pueblo”). Uno de los edificios más grandes del mundo (algunos dicen que el más grande tras el Pentágono). Miles de salas y despacho, varios museos, la sede del Parlamento, del Senado, sede de congresos y convenciones, una inmensa mole construida por el antiguo dictador para tener más controlados a toda la administración. Se puede visitar y ver una panorámica de la ciudad desde una de sus azoteas.

El enorme Palacio del Palamento

 -El patriarcado. El “Vaticano rumano”, es decir, la sede del Patriarca ortodoxo rumano, una iglesia en el alto de una colina, con un palacio que fue el senado. Tanto al Palacio del Parlamento como el patriarcado no quedan lejos de la bulliciosa “Piata Unirii” (Plaza de la Unidad).

El "Hanul" en invierno
-Hanul lui Manuc. Junto a la “Piata Unirii” no hay que dejar de visitar uno de los pocos caravasares que quedan en pié en Europa. Aquí llegaban los comerciantes de oriente que acudían a vender las sedas y otros productos a los europeos. Hoy es un complejo hostelero, merece la pena asomarse a su patio e imaginar sus galerías de maderas llenas de mercaderes otomanos.

El parque Cismigiu
 
-Parques. A los Bucarestinos les encantan los parques, seguramente esta ciudad es una de las ciudades Europeas con más zonas verdes. Recomendamos especialmente dos: Cismigiu y Herastrau. Con alquiler de barcas, bares, terrazas, lagos artificiales y uno de las "costumbres" de las instituciones y el pueblo rumanos: estatuas y monumentos dedicados a miles de personalidades y acontecimientos, todo el que "ha sido algo" tiene un monumento dedicado en Rumanía.
 

-¿Museos? Bucarest tiene unos cuantos museos que harán las delicias de los amantes de la cultura y el arte. Nuestra recomendación: el Museo del Campesino Rumano (Muzeul Taranului), un moderno museo de antropología sobre las costumbres rurales rumanas; el Museo de la Aldea (Muzeul Satului), un centenar de típicas casas rurales traídas de todos los rincones de Rumanía. Museo de Historia (Muzeul Nacional de Istorie) con una reproducción a tamaño natural de la Columna de Trajano, que narra la conquista del emperador para añadir estas tierras al imperio romano y el señora nacional: un conjunto de piezas de oro y plata de carácter histórico, piezas prerromanas, romanas, coronas de reyes, etc.

Museo del Campesino Rumano
Y sobre todo recomendamos pasear toda la ciudad: por desgracia Bucarest no es una ciudad fácil de visitar, con un casco antiguo localizado y uniforme, sino una urbe con rincones muy bonitos, que nos recuerdan cuando a Bucarest se la llamaba “la París del Este”, pero salpicados y rodeados por una maraña de coches y edificios, muchas veces con un mantenimiento deficiente y una estética cuestionable. No serán pocas las ocasiones que tras una enorme mole comunista de cemento, de fachada ennegrecida, se accede (a veces a través del patio de esa mole) a una hermosa iglesia neobizantina de varios siglos de antigüedad.

Y si tienemos algo más de tiempo, no podemos olvidar a unas horas de Bucarest: ciudades medievales, iglesias-fortificadas, el Danubio, monasterios fascinantes, castillos, los Cárpatos...

Threads of Tradition. Una visión contemporánea de la artesanía rumana

El infatigable Instituto Cultural Rumano, en colaboración con Romanian Design Week y la Asociación de Diseñadores de Madrid (DIMAD), está preparando una de las más importantes muestras de diseño joven de Rumanía que se haya organizado en Madrid. 
En la muestra se podrá encontrar más de 50 objetos de diseño ideados por los jóvenes diseñadores rumanos se exhibirán en la Central de Diseño, Centro Cultural Matadero, del 15 de junio al 16 de julio de 2017.
La muestra recoge una selección de obras de los diseñadores rumanos más destacados que apuntan hacia dos direcciones creativas: una que se centra en los materiales y en la artesanía y otra que da una vuelta de tuerca a los patrones y técnicas de producción tradicionales. La muestra exhibirá unas colecciones recientes que tienen en común tanto una ejecución impecable enraizada en la tradición como un gran sentido del humor, que es un elemento imprescindible.
Para estar al tanto de los detalles de esta exposición, se puede consultar la web del Instituto Cultural Rumano o su Facebook Instituto Cultural Rumano.
Threads of Tradition. Una visión contemporánea de la artesanía rumana
Lugar: Central de Diseño, Centro Cultural Matadero
Fechas: del 15 de junio al 16 de julio


MadridBucarest en Radio Rumanía Internacional

La semana pasada “madridbucarest” ha sido invitado a la radio nacional rumana, en concreto a su sección española, que emite en español para todo el mundo. 



Durante unos minutos hemos tenido la oportunidad de charlar sobre lo que lleva a un españolito cualquiera a escribir sobre Rumanía y promocionar la cultura rumana entre los hispanohablantes.

Una curiosidad ¿sabéis como nació esta sección de español de la radio rumana? Pues en cierto modo es heredera de “Radio España Independiente”, conocida popularmente como “la pirenaica”, que a pesar de su nombre no emitía desde los pirineos sino desde Bucarest. En realidad como bien explica Radio Rumanía Internacional, era una emisora “gemela” donde trabajaban españoles republicanos exiliados, creada por el impulso de Hortensia Roman, una asturiana republicana que se había casado con un Brigadista rumano (y madre de Petre Roman, el que sería años mas tarde el primer Primer Ministro de la democracia rumana), y donde también trabajaban muchos familiares de los que hacían la “pirenaica”.

Pero eso es otra historia y otro día lo contaremos.

Durante una semana la entrevista estará aquí:
http://www.rri.ro/art.shtml?lang=11&sec=1162&art=278502 
(Ya no está, pero queda un resumen aquí)